25 de junio de 2017

Cuentos tradicionales de Japón

Hace poco, con motivo de mi cumpleaños unos buenos amigos me regalaron este libro recopilatorio de Cuentos tradicionales japoneses, ya que saben de mi gran afición a todo lo asiático.
El libro está súper bien editado por la editorial Satori y encima se acompaña de ilustraciones de cada cuento, todo al estilo japonés claro está. El autor de realizar tan árdua tarea es Richard Gordon Smith (1858- 1918), un naturalista inglés que recorrió el Lejano Oriente recopilando y catalogando muestras de animales y plantas para enviar al Museo Británico, al tiempo que escribía una serie de diarios sobre sus impresiones y observaciones de sus exóticos viajes.
Cuentos tradicionales de Japón se publica en 1908 y diez años más tarde, tras su muerte, el gobierno japonés le concedió la Orden del Sol Naciente de Cuarto Grado por su labor como divulgador de la cultura japonesa.
En este libro nos encontramos con 52 cuentos, los cuales  fueron contados al autor por parte de pescadores, gentes humildes así como  amigos íntimos de cierta cultura. En ellos nos encontramos con toda la esencia de Japón, es decir, elementos tales como el famoso código del bushido (propio de los samuráis), la fiel lealtad que sentían los vasallos hacia sus daimios o señores feudales, los verdaderos y puros amores imposibles acabados en suicidios, los espíritus que personas ya fallecidas que no encuentran descanso perturbando la vida de los vivos, espíritus de árboles (generalmente son sauces o cerezos), o viejos ermitaños con poderes curativos.
A mí particularmente, los cuentos que más me gustan son aquellos en los que aparecen el espíritu de un gran árbol sagrado, generalmente en forma de mujer, y dichos árboles son cuidados con meticulosidad por gentes de buen corazón frente algún señor de cierta posición que quiere comprar o talar dicho árbol.
Otro cuento que me gustó mucho, es aquél en que un señor casi derrotado en una batalla, ve a una abeja que no puede escapar de una tela de araña. Dicho señor se apiada de la abeja porque se siente identificado con ella y la libera. Para su sorpresa, una noche la abeja se le presenta en un misterioso sueño y le dice que le ayudará a ganar la batalla si hace exactamente lo que le indicará. Así pues, el señor cumplirá fielmente las instrucciones dadas por la abeja, reclutará a todos los soldados que pueda y hará una muralla con vasijas de miel, de donde saldrán en su momento millones de abejas que le ayudarán a atacar a su enemigo. De esta forma, este señor ganó una batalla que de antemano estaba perdida, pero la piedad que tuvo con la abeja fue recompensada con creces. Este cuento con elementos budistas es de los que más me gustó, ya que nos enseña que cualquier ser vivo merece nuestra ayuda y respeto, por muy minúsculo que sea.
Para todos los amantes de la cultura japonesa, les recomiendo la lectura de estos cuentos que encima son muy cortitos y fáciles de leer.

Nostalgia musical y leyendas

Esta noche de sábado me encuentro musicalmente nostálgica (algo que me pasa muy a menudo), así que decido hacer una búsqueda de esos grupos que escuchaba yo en una de mis muchas etapas de juventud. A medida que voy de grupo en grupo, me acuerdo de The Cure (mítico donde los haya), pasando por Sisters of mercy y acabando en Dead can dance, en concreto con Lisa Gerrard. Hay una canción que me gustaba especialmente que se llama The human game  (de Lisa Gerrard con Pieter Bourke) y encima tiene buen videoclip, así que mejor que mejor.



Y después hay otra canción que también me gusta muchisísimo, de esas que te dan subidón subidón (aunque nada tiene que ver con mi pasado musical sino más bien con el medio pasado-presente), que es del grupo francés Vitalic y la canción se llama Poison Lips. El vídeo de abajo, es de un extracto de la película La leyenda de Kaspar Hauser (con Vincent Gallo), leyenda que por cierto está inspirada en hechos reales. Resulta que Kaspar Hauser fue un adolescente alemán (1812?- 1833) que fue encontrado en Baviera en condiciones de lo más extrañas porque su carácter era más parecido al de un salvaje que al de un niño normal. No se sabe de donde salió, se especuló mucho sobre su procedencia, llegando a apuntar la posibilidad de que fuera descendiente de una casa real ( la familia gobernante en Baden) o incluso del propio Napoleón. Pero ahí no acaba todo, si su procedencia es un misterio su muerte también lo es. Enigma que se alarga hasta el presente y por lo que se ve, no tiene ninguna intención de resolverse. Este suceso ha inspirado muchos estudios de aprendizaje infantil ( se dice del síndrome Kaspar Hauser cuando un niño crece durante mucho tiempo sin afecto paternal), así como en la etología (experimentos donde animales jóvenes son criados sin poder aprender de animales adultos para así diferenciar entre comportamiento aprendido e instintivo), adaptaciones en la literatura y el cine.

5 de junio de 2017

Las señoritas de escasos medios

Y aquí tenemos otro libro de la gran Muriel Spark (1918- 2006), autora de la novela que me gustó tantísimo La plenitud de la señorita Brodie. En esta ocasión, nos centraremos en Las señoritas de escasos medios, novela publicada en 1963 (dos años después de "Brodie") que vino a reafirmar su éxito anterior..
Ambas novelas guardan cierta similitud, en varios aspectos se parecen. Este libro me ha gustado muchísimo también, y podemos ver a Spark en estado puro con un estilo audaz, fino, irónico y con grandes dosis de humor (olé). Spark ha conseguido crearse un estilo muy personal que la hace única. La forma que tiene de describir a los muchos personajes de sus novelas en tan sólo dos adjetivos (y qué adjetivos) es digna de mención.
"Joana Childe era hija de un párroco rural. Tenía una inteligencia considerable y sentimientos tan profundos como sombríos."
Lo que no entiendo, es cómo una autora de habla inglesa del pasado siglo XX, ese siglo que hasta hace poco estábamos en él muy cómodamente, es tan sumamente desconocida en nuestra país, España. No se habla de ella, es difícil conseguir sus libros, sólo el boca a boca hace que esta estupenda autora tenga un sitio en nuestras bibliotecas (y en nuestras vidas).
Las señoritas de escasos medios está ambientada en la primavera de 1945, Londres, época convulsa por la guerra, la cual se hace notar en todos los edificios derruidos, abandonados, en las colas por conseguir la comida y los vales de racionamiento. En este contexto, tenemos al club de chicas May of Teck, un club para chicas de escasos medios que se ganan la vida con empleos moderados.
"El club May of Teck existe para proporcionar seguridad económica y amparo social a las señoritas de escasos medios, con una edad inferior a los treinta años, que se vean obligadas a residir lejos de sus familias por tener que desempeñar un trabajo en Londres".
La autora nos contará cómo son las chicas que viven en este club, cómo es el propio club, cómo los hombres que lo frecuentan así como el Londres (victorioso) en guerra, y todo ello, con una fluidez divina. No quiero olvidarme de mencionar dos conceptos de vital importancia en este obra; la compostura y la elocución, ya en desuso ambas dos. Siempre pasa algo en las novelas de Spark que precipita todo y que es el detonante de algo que dará todo el sentido al hilo argumental. Este hecho tan importante puede explicarse al principio (como en Miss Brodie) o justo al final, como es el caso.
Resumiendo, me declaro fan de Muriel Spark e insto a que se le haga un club de fans/amigos o "algo" para que se promueva más su interesante obra.

 Rudi hablando del talento literario de Nicholas Farringdon:  “No es ni bueno ni malo. Es pura mediocridad.”

“Hace tiempo, en 1945, toda la buena gente era pobre, salvo contadas excepciones.”

“La compostura es el equilibrio perfecto, una ecuanimidad del cuerpo y la mente, una serenidad perfecta en cualquier entorno social. Vestimenta elegante, limpieza inmaculada y modales perfectos contribuyen a lograr la seguridad en una misma.” 

31 de mayo de 2017

Mort

Y siguiendo con mi afición a la literatura fantástica, aquí tenemos Mort, un libro de la amplísima saga del Mundodisco, obra del prolífico Terry Pratchett. Esta saga tiene varios hilos argumentales en torno a un mundo muy singular, el cual es llano y está encima de cuatro elefantes, los cuales a su vez están en el caparazón de la tortuga Gran A Tuin, la tortuga estelar. Este mundo es como medieval con tintes fantásticos, y en él conviven magos, un montón de pueblos peculiares, los dioses, las brujas, la guardia de la ciudad... y así un largo etcétera. Empezar a leer a Terry Pratchett es complicado, no sabes por donde empezar. Yo tuve que leerme un interesante artículo para decidir cuáles serían mis primeros libros, y me decanté por Mort y ¡Guardias!¡Guardias!.
En el mundodisco podemos distinguir 4 sagas, la saga de la muerte (que empieza con Mort), la saga de las brujas (Ritos Iguales), la de los guardias ( ¡Guardias! ¡Guardias!) y la de los magos (El color de la magia). Estos serían los libros iniciales y luego ya habría todo un vasto mundo de libros a elegir en función del hilo argumental que queramos seguir. En el link del artículo que os indico antes, hay un mapa donde nos muestra más claramente toda la sucesión de libros y cómo se conectan unos con otros.
Este libro en concreto, nos habla de Mortimer, Mort, el cual es un chico encleqnue y más bien torpe que por circunstancias de la vida empieza a trabajar como aprendiz de la Muerte. En realidad, Mort no está muy capacitado para tan complicada tarea, y en una de sus primeras misiones, no es capaz de liberar el alma de una joven princesa para que pase al otro mundo. A consecuencia de esto, la liará muy parda ya que ha interferido en los designios del destino y se creará una doble realidad. La realidad en la que para el mundo la princesa está muerta y la otra realidad en la que está viva, creándose una doble paradoja temporal (eso que tanto les gusta a los creadores de las series de televisión). Mientras Mort está tratando, a duras penas, solucionar todo este altercado, la Muerte se encuentra en el mundo de los vivos intentando comprender los dilemas morales que le acechan. Para integrarse y sentirse parte de "algo", se va de bares, acude a fiestas despelotadas, juega a los dados e incluso, busca trabajo. La Muerte, por primera vez en la historia, está raruna y ausente de su puesto y le toca a Mort hacer de Muerte, y mientras más de Muerte hace, más se convierte en ella.
Como se puede deducir, el humor está más que presente en esta hilarante historia y las risas están aseguradas.
 Mort no estará solo en esta gran aventura y le acompañarán, el joven y excéntrico hechicero Buencorte, Ysabell, la niña (y no tan niña) victoriana adoptada por la Muerte, Albert, el fiel sirviente de la Muerte que esconde un largo pasado y la propia princesa Keli, la cual no quiere renunciar a su reinado sin convertirse en reina.
Para aquellos amantes de las sagas, mundos increíbles y la literatura fantástica en general, Terry Pratchett es un imprescindible.




  - Le he ofrecido un puesto de trabajo para su hijo, dijo la Muerte. Espero que dé usted su aprobación.
-¿Cuál dijo que era el trabajo?- inquirió el padre de Mort, dirigiéndose al esqueleto de negra túnica sin mostrar la más mínima sorpresa.
- Me dedico a acompañar a las almas al otro mundo, respondió la Muerte.
- Ah- Dijo Lezek, el padre de Mort-, claro, claro, perdone usted, por la ropa debí adivinarlo. Un trabajo muy necesario, y muy estable. ¿Hace mucho que se dedica al oficio?
-Digamos que llevo bastante tiempo en esto, dijo la Muerte.
-Bien, bien. La verdad es que no se me había ocurrido pensar en que pudiera ser un oficio para Mort, pero se trata de un buen trabajo, muy bueno de verdad, no falta nunca. ¿Cómo se llama?
- Muerte
- ¿Dónde ejerce usted exactamente?
- Desde las insondables profundidades del mar hasta las alturas adonde ni siquiera las águilas llegan, respondió la Muerte.
- Un campo bastante amplio- asintió Lezek.
- Papá…- interrumpió Mort, tirando de la chaqueta a su padre.
La Muerte posó una de sus manos sobre el hombro de Mort.
-Tu padre no ve ni oye lo mismo que tú, le advirtió. No te preocupes por él. ¿Acaso crees que le gustaría verme en carne y hueso, por decirlo así?
- Pero usted es la Muerte- dijo Mort- ¡Va por ahí matando a la gente!
- ¿Yo matando a la gente?, repitió la Muerte visiblemente ofendido. De eso nada. La gente se hace matar sola, es un asunto de ellos. Yo me limito a tomar las riendas a partir de ese momento. Al fin y al cabo, este mundo sería una soberana estupidez si la gente se hiciera matar sin morirse, ¿no te parece?
- Bueno, si… No tendré que morirme para conseguir el puesto ¿verdad?
 - No es obligatorio estar muerto.

21 de mayo de 2017

Sal de la máquina

Uno de los regalos de mi pasado cumpleaños fue un libro de lo más revelador, Sal de máquina, cómo superar la adicción a las nuevas tecnologías y recuperar la libertad perdida. Este es un tema que me encanta, desde siempre, con mi espíritu de socióloga veo cómo los teléfonos móviles, las nuevas tecnologías en general, se van adueñando de nuestras vidas a una velocidad que ya quisiera Fernando Alonso. Este fenómeno no es nuevo, pero es ahora cuando se están empezando a dar las primeras alarmas. Empiezan a salir a la luz numerosos estudios sobre la adicción al móvil, la nomofobia, y cada vez es más frecuente ver a la multitud con la cabeza agachada en forma de sumisión hacia una pantalla.
El autor de este libro tan interesante es Sergio Legaz, quién también fue adicto al móvil y también tuvo wasap. Pero se dio cuenta que le daba demasiado tiempo de su vida a la pequeña pantalla (y ya no tan pequeñas) y se quitó el wasap y empezó a reeducarse con nuevas pautas de consumo, algo que debería hacer casi toda la población, porque no vale "es que internet es una herramienta que te ofrece un sinfín de cosas" o "con tal de saber utilizar las redes sociales no hay problema". Con las millones de apps que existen en este momento, todas son necesarias en cualquier momento y lugar. Un dato muy interesante del libro y que desconocía, es que una empresa de telecomunicaciones creó una serie de dos minutos para llenar esos vacíos que llamaron microaburrimiento. La cuestión es no tener ningún hueco vacío, hay que llenarlo de contenido, rápido y dinámico. No dar a la mente ningún descanso, evitar que cada uno se quede con nuestros propios pensamientos es la finalidad de las grandes empresas.
La dependencia a las nuevas tecnologías abarca todos los campos de nuestra vida. A los bebés les ponemos pantallas de tablets o móvil para que nos dejen tranquilos y vean los dibujos, y nosotros por otra parte, necesitamos estar siempre conectados, mientras nos desconectamos de nuestra propia identidad. Otra frase que gusta mucho es la que dice: "No dejes que tus hijos vean la televisión hasta que aprendan a leer". Saber leer implica que la persona ha alcanzado un grado de desarrollo más profundo y más capacidad para discernir. Si dejamos que las nuevas tecnologías entren en contacto con los más pequeños sin que éstos sepan leer, significa que estamos creando seres dependientes sin capacidad de cuestionarse las cosas.
El libro analiza esta epidemia de nuestro tiempo desde diferentes perspectivas. Una de ellas y que no puedo dejar pasar, son los programas de espionaje que los gobiernos utilizan para saber absolutamente todo de nosotros. Por ejemplo, Edward Snowden, que fue noticia por desvelar la existencia  del programa de espionaje  masivo PRISM de los Estados Unidos en colaboración con las principales empresas de telecomunicaciones como son Google, Facebook, Apple, Skype, Yahoo...y un largo etcétera. Todas estas aplicaciones son gratis, y la gente las utiliza a sus anchas contando a la red toda su vida y milagros, milagros que luego son almacenados y utilizados cuando al gobierno de turno le convenga utilizar tus datos. Estamos constantemente dejando huellas en internet sobre nosotros mismos, con los me gusta, contando en Facebook lo que estás pensando, cuando ya Youtube te sugiere unos determinados vídeos en función de tus intereses o cuando aceptas esas dichosas cookies que te tapan la mitad de la pantalla. Suena a espionaje, mafia y película, pero desgraciadamente es la realidad y depende de nosotros dejar menos huellas, utilizar menos esas aplicaciones gratuitas que nos brinda la red y utilizar el móvil para comunicarnos con los demás cuando hay algo realmente importante que comunicar.
Hagamos un ejercicio de memoria y acordémonos de cuando no había móviles, el mundo giraba igual y nosotros nos veíamos y comunicábamos más. Vivíamos la vida real, no la virtual.
No quiero acabar esta entrada sin mencionar a Miguel Brieva, un ilustrador que plasma como nadie la decadencia de nuestra sociedad capitalista con sus dibujos. Un ejemplo de que en estos días de adicción a la "no comunicación" se puede vivir sin móvil y sobrevivir a la vorágine de emoticonos, selfies y me gusta.
Recomiendo también la lectura del libro Superficiales ¿qué está haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr en donde manifiesta que internet hace que disfrutemos de ser superficiales y que eliminemos de nuestras vidas el pensamiento crítico y profundo.
Y ya para acabar, un pequeño y gran ejercicio. Intentar no sacar ni mirar ni consultar el móvil mientras esperamos al autobús o cualquier otro medio de transporte, ni cuando lo esperamos ni cuando hacemos el viaje ( el metro es un buen escenario para tomar conciencia del alcance de este problema social). Al principio costará y luego, poco a poco, nos daremos cuenta de que tenemos tiempo y podemos pensar e imaginar, observar y hablar sin distracciones, viviendo el presente, que es de lo que trata mientras estamos vivos.



Y una canción de Moby con un significativo videoclip.




   “Cuanto más inteligente es tu móvil, más tonto eres tú” (pintada)

“No hay forma más trágica de esclavitud, que la de aquellos que falsamente creen ser libres.” (Goethe, "Las afinidades electivas”)

"La vida es aquello que te sucede mientras estás ocupado mirando tu smartphone"

"La revolución no es ningún tren que se escapa. Es tirar del freno de mano de mergencia". (Walter Benjamin)