22 de abril de 2017

El temor de un hombre sabio

El temor de un hombre sabio es la segunda parte de la trilogía El asesino de reyes, la cual comienza con El nombre del viento. Esta primera parte, cayó en mis manos de casualidad y empecé a leerla con un poco de escepticismo porque no sabía nada de ella ni de su autor. Pero resulta, cosas de la vida, que esta historia, la historia de Kvothe, nuestro indiscutible protagonista, me ha calado hasta los huesos. Por un lado es normal, tanto la primera como la segunda parte son libros más que gruesos, Patrick Rothfuss, su autor, nos mete meticulosamente en la historia contándonos mil detalles hasta que hace posible que nos sumerjamos en este mundo de fantasía.
El primer libro me gustó mucho, pero el segundo aún más, y cuál es ahora mi desesperación al saber que Rothfuss lleva unos cuantos años de retraso para sacar la tercera y última parte. La verdad es que desde el 2011 que salió publicado el segundo libro ya le debió de dar tiempo al hombre a escribir algo, aunque por otra parte, esta última novela debe despejar todas las incógnitas que se plantean en los dos anteriores (que no son pocas) y tiene que estar a la altura de su exigente público. Navegando en las redes, me encuentro con que la expectación ante la publicación de esta tercera parte es altísima, y que su autor no tiene prisa en sacarlo, quiere hacerlo despacio y bien. Mientras tanto, tenemos otro libro, este más corto, llamado La música del silencio, centrado en Auri, , uno de los personajes más bonitos y enigmáticos de la historia. Así que mientras tanto, me leeré este libro con la esperanza de que no tarde demasiado el tercero, cuyo nombre provisional es Las puertas de piedra. Los fans de Kvothe (entre los que me incluyo) están seguros (yo al 100%) de que esta historia será llevada al cine, también en forma de trilogía, sino, tiempo al tiempo.
Para los que no sepan de que va esta maravillosísima historia, la resumiré a grandes rasgos. No voy a entrar en detalles, pero baste decir que hay muchos personajes secundarios, escenarios y una trama con fuerzas oscuras de fondo de lo más interesante.
En un pueblo remoto nos encontramos una taberna regentada por un hombre de mediana edad (aparentemente, porque en esta historia nada es lo que parece), pelirrojo y muy discreto. Es un hombre cauto y muy normal, a simple vista. Pero no lo es. Es Kvothe, un hombre del que circulan miles de historias, muy dispares, unas verdad y otras mentira. Ladrón, músico de troupe, estudiante de la Universidad, asesino de reyes, héroe, mendigo.... ¿Qué era verdad y qué mentira? Un día llega un escribano a la taberna y reconoce a Kvothe, entonces éste decide contar su verdadera historia, la cual le llevará tres días enteros, un día por cada libro.

Trilogía de fantasía que podrá ser comparada con El señor de los anillos, sin exagerar.

Kvothe es, ante todo, músico. Su laúd es una extensión más de su cuerpo y por tanto, la música es una parte muy importante del libro.



"Todo hombre sabio teme tres cosas: la tormenta del mar, la noche sin luna y la ira de un hombre amable,"

       “Es bueno saber que no sabes. Es bueno decirlo. Eso es también el camino del Lethani.”

“No podríamos tener una líder que no supiera pelear. Su estilo no tiene parangón. Pero una líder no es sólo músculo. Una líder es una mente.”

"Ya lo dijo Teccam: no hay hombre valiente que nunca haya caminado 100 kilómetros. Si quieres saber quién eres, camina hasta que no haya nadie que sepa tu nombre. Viajar nos pone en nuestro sitio, nos enseña más que ningún otro maestro, es amargo como una medicina, cruel como un espejo. Un largo tramo de camino te enseñará más sobre ti mismo que cien años de silenciosa introspección."


23 de marzo de 2017

Serie B

Serie B es el último cómic que ha pasado por mis manos y que me ha gustado mucho. No todos los cómics que leo me gustan. Algunos ni fú ni fá, otros entretenidos y los hay que sorprenden. Suelo hablar en el blog de los que me gustan porque no tiene mucho sentido hablar mal de un cómic.
Cuando empecé a leer Serie B no entendía gran cosa, era un poco caos. hasta que pillé el hilo. Andrés G.Leiva, su autor, nos introduce en el rodaje de una película bastante cutre de bajo presupuesto con personajes de lo más variopintos, vamos, una película de serie B. Tenemos entre los protagonistas a una mujer gigante, a unos piratas balleneros, a una misteriosa y ambigua mujer que ha perdido a su hija, a un periodista-escritor victoriano obsesionado con un paraíso perdido y al Doctor Corman y su acompañante Evelyn, los cuales viajan incansablemente en busca del elixir de la eterna juventud. Todos estos personajes se acaban cruzando en una historia que se hace súper dispratada. Pero no es oro todo lo que reluce y Leiva nos hace ver que la vida de los actores no  es de color de rosa, los interminables rodajes desembocan en conflictos entre personajes, las altas expectativas...
Estamos ante una historia tragi-cómica, porque en medio de la imaginación percibimos tintes melancólicos y de fuerte calado emocional.
Es un cómic que sorprende porque no sabes lo que te va a esperar a la siguiente página, los personajes son parte crucial de la historia, ya que no sabes cuando hablan los actores y cuando el personaje, sin olvidarnos del director de la película, el encargado de plasmar lo implasmable y que no parezca de serie C (por decir algo).




















"¿Quieres hablar?" "Tan sólo abrázame."

19 de marzo de 2017

Canciones de animación educativas. CasiCreativo.

En Youtube te puedes encontrar de todo, todo lo que te interesa, lo que no te interesa, lo que desconoces.... y de vez en cuando descubres vídeos que te hacen saltar una chispita de alegría en tus ojos. Como me pasó a mí con esta serie de animación de Fred Lammie de Casi Creativo, un creativo (valga la redundancia) de Barcelona que se puso a hacer cortos de animación educativos con canciones pegadizas. He seleccionado tres, pero tiene muchos vídeos más.








A todos los padres y sobretodo al mío, ¡va por ti Jordi! ¡Hoy es tu día! ¡Ole túúúúú!



Porqué más es menos

Hoy toca hablar de uno de los temas que más me gusta. La insatisfacción de los seres humanos en las sociedades avanzadas. Vivimos en un mundo de posibilidades, tantas, que a aveces nos saturamos, bloqueamos y sentimos frustración con cualquier decisión que tomamos. Es un mal de nuestro tiempo. Queremos maximizar nuestro dinero, tomar la mejor decisión, pero eso a veces no es fácil cuando te presentan millones. No hay tiempo para pensar en todas.
Cuando se supone que somos más libres, somos en realidad más esclavos del mercado, perdemos nuestro valioso tiempo y encima luego nos sentimos mal. A medida que avanzo en mis investigaciones  sobre la necesidad de poseer muchas cosas, más me doy cuenta de los beneficios que te aporta llevar una vida sencilla, sin tantas cosas, sin tanta carga a nuestras espaldas.
Os recomiendo la visualización de este capítulo de Redes presentado por el inigualable Punset. Barry Schwartz, el psicólogo invitado, dice cosas de lo más interesantes.

6 de marzo de 2017

El castillo de Kafka

Me encontraba el otro día trasteando en la biblioteca cuando me encuentro con una esta interesante novela gráfica, la adaptación de la novela El castillo de Kafka. Así que me la llevé a casa.
Kafka (1883- 1924) es conocido por ambientar sus historias en ambientes opresivos y simbólicos donde la realidad se mezcla con la ficción. Su relato corto La metamorfosis, produce sentimientos encontrados, algo habitual en sus obras. Sus obras más famosas son El castillo, El proceso y América. Kafka estudió derecho en Praga aunque nunca ejerció, se dedicó a trabajar en una empresa de seguros hasta que la tuberculosis llegó a su vida. Pasó sus últimos días en un sanatorio de Viena (tan de moda en aquellos tiempos, como se puede comprobar en La montaña mágica de Thomas Mann).
En El castillo y El proceso, podemos encontrar rasgos comunes. Por ejemplo, la maraña burocrática de los escenarios donde se da la trama, es tan compleja que dan paso a la impotencia,a la frustración, confusión y hasta la aceptación. En ambos casos, los acontecimientos van por su propio camino, los protagonistas, ambos llamados simplemente K, no pueden hacer nada para cambiar el transcurso de los acontecimientos. Todo ello, en un ambiente opresivo, oscuro, clautrofóbico, nada cuqui vamos. Lo único que tienen de diferente, es que El proceso Joseph  K. lucha por salirse del sistema mientras que en El castillo, el otro K, intenta meterse en él.
Esos argumentos que ya contaba Kafka en sus libros, los podemos encontrar sin ir más lejos, cuando te quieres dar de baja en una compañia de teléfonos, o tienes que rellenar alguna solicitud en algún órgano institucional.

La obra de El castillo, por cierto inacabada, fue publicada después de la muerte del autor en 1926. Cuenta la historia de K, un agrimensor que llega a un desconocido pueblo gobernado por un omnipotente castillo. K llega al pueblo porque supuestamente es contratado por el castillo, el cual requiere sus servicios. Pero para desconcierto de K, una vez en el pueblo, todo son trabas para acceder al castillo, parece imposible ponerse en contacto con Klamm, el nexo entre el pueblo y el castillo, y parece obligado a luchar por salir de una situación que se va volviendo cada vez más rocambolesca. El protagonista intenta por todos los medios contactar con las autoridades del castillo sin conseguirlo.
Esta obra está considerada como entiestática debido a la intensa crítica que hace sobre el sistema burocrático, además de tratar temas como la alienación y la frustración, entendida como los intentos de un hombre por incorporarse al sistema.

En esta adaptación, Jaromir 99 y Mairowitz, captan todos los elementos que hacen que un ambiente sea kafkiano. En blanco y negro, sin colores, los personajes son dibujados a grandes rasgos, sin grandes detalles, porque en realidad, el protagonista indiscutible de la historia es el castillo.

En 1997 se estrenó una película austriaca basada en esta novela a cargo de Michael Haneke. Abajo el tráiler.



"La vida del castillo no es para mí. Quiero conservar mi libertad."

"Tú no conoces el castillo."