22 de agosto de 2017

Muy lejos de Kensington

Hola amig@s lector@s, en esta ocasión voy a hablar del último libro que he leído y se trata de Muy lejos de Kensington de.......¡Muriel Spark! Seguimos con sus novelas pintorescas, sus fantásticas tramas, sus personajes peculiares, su protagonista rebelde y su Londres de los años 50.
He hablado tanto de Muriel Spark y de lo mucho que me gusta, que ya no se me ocurre qué decir. Esta novela me ha encantado, tanto, que creo que el ranking va camino de desaparecer porque todas sus novelas me gustan por igual, todas me sorprenden y todas me transportan a esa dimensión sparkiana a la vez humorística e irónica.
La protagonista de esta novela es la señora Hawkins, una mujer obesa, viuda y que no llega a los 30 años, la cual trabaja en una editorial en el Londres de los años 50. La señora Hawkins es la receptora de los problemas de quienes la rodean ya que por su apariencia maternal es propicia para las confidencias. Por aquella época, vive en una casa de huéspedes regentada por Milly, y es allí donde se concentrarán unos personajes secundarios muy humanos, cada uno con sus particulares circunstancias. Las vidas de los personajes transcurren con normalidad hasta que "pasa algo" que no puedo mencionar por ser spoiler y entonces se desencadenarán una serie de acontecimientos locos, y todo ello, bajo la mirada mordaz y sin piedad de la protagonista indiscutible, la señora Hawkins.
Muy lejos de Kensington es una novela que la disfrutas tanto como si bebieras un mojito muy frío y bien hecho bajo una palmera tropical en un ambiente íntimo, relajado y estival.

·        ¿Se puede decidir pensar? Sí, se puede. Uno puede concentrarse en cualquier cosa. Puede sentarse tranquilamente delante de un televisor apagado, mirando la nada simplemente, y antes o después puede hacerse su propio programa, mucho mejor que el producto de masas. Es divertido, deberían ustedes probar a hacerlo. Pueden poner a quien quieran en la pantalla, solo o acompañado, diciendo y haciendo lo que deseen, y meterse ustedes mismos en medio si así lo prefieren.

Mi consejo para cualquiera que desee clasificar a las personas por sus caras es que tengan en cuenta que la fisionomía es una guía muy insegura en lo relativo al carácter, la inteligencia o el lugar que ocupan en el tiempo o en la sociedad.

15 de agosto de 2017

El misterio de los hermanos siameses

Corría el año 1933 cuando Frederic Dannay y Manfred Lee, bajo el seudónimo de Ellery Queen, publicaron El misterio de los hermanos siameses. Ambos autores se hicieron famosos al final de la década de los años 20 al crear uno de los personajes más perdurables de la novela policial: Ellery Queen. Además, para darle mayor misterio, eligieron el nombre de su personaje como seudónimo creando de esta manera una muy prolífica obra, en la que podemos encontrar un montón de novelas, relatos cortos, recopilaciones, series de televisión, películas de Hollywood e incluso una revista: la Ellery Queen´s Mystery Magazine, considerada una de las publicaciones más influyentes de literatura de misterio. El nombre de Ellery Queen, por tanto, se convirtió en una patente muy potente (valga la redundancia).
En esta aventura, a Ellery le acompaña su padre, el inspector Queen, hombre de gran personalidad que formará un gran equipo de investigación con su hijo.
En esta ocasión, tenemos a padre e hijo de vacaciones en una zona rural, apartada de la humanidad de antecedentes indios. Los Queen se encuentran subiendo una azarosa montaña cuando se declara un  fortísimo incendio. Para huir de él deben seguir por una estrecha carretera de un único sentido hacia la cima de la montaña, la cima del monte Flecha donde se encuentra una casa solitaria. Los Queen llaman pidiendo refugio, ya que es la única solución (por que bajar por la misma carretera no pueden, así que técnicamente se encuentran atrapados). En esa solitaria y misteriosa mansión se encuentra  el Doctor Xavier, famoso por sus "experimentos no habituales". Al Doctor le acompañan su hermano, su esposa, su ayudante, la señorita Forrest, su ama de llaves, el mayordomo y algún que otro invitado secreto. Cada personaje será más misterioso que el anterior en un ambiente más misterioso si cabe. Y como no, en medio de esta tesitura se produce un crimen. Entonces, allí, aislados de la civilización, los Queen deberán hacerse cargo de la situación e ir lo más rápido posible para desenmascarar al asesino y a su vez, escapar del peligro de fuera, un furioso incendio que no se detiene ante nada.
Es un libro que me costó un euro en la pasada Semana Negra de Gijón y ¡qué euro más bien invertido! No conocía a Ellery Queen y me gustado mucho el personaje principal, el de su padre y la forma de escribir de los escritores, manteniendo en vilo al lector en todo momento. Aunque es una lectura ya un poco "vintage", mantienen el misterio y la fluidez con gran acierto.
Recomiendo la lectura de este detective, las sorpresas están aseguradas.

- ¿Qué sucede? - preguntó Smith
- Otro camarada nos ha dejado para reunirse con su Hacedor - repuso Ellery con gravedad- Ya ve usted que la carnicería se está volviendo una pandemia. 

6 de agosto de 2017

La intromisión

Y aquí está la tercera novela que me leo de Muriel Spark y ya puedo decir, que además de fan suya, es mi escritora favorita. Con La intromisión, Spark sigue superándose a sí misma y crea una novela única, especial, sparkiana a más no poder, y eso, como dicen las youtubers de moda, me encanta.
La narrativa de Spark es ágil, yo me he leído las tres novelas casi del tirón, siempre hay una historia que engancha, con unos personajes muy bien construídos, con sus cosas buenas y malas, en este caso, la protagonista Fleur Talbot, se muestra tal cual es sin importar lo que pensemos. Otros aspectos que caracterizan el estilo de Spark, es la temática de la religión, así como el eterno debate sobre el bien y el mal. A medida que leemos la historia, nos cuenta detalles del final, y eso da como resultado que las ansias de seguir leyendo suban al 200%.
Esta novela me ha gustado muchíiisimo, en el ranking entre La plenitud de la señorita Brodie y Las señoritas de escasos medios, primero sitúo a Brodie, en segunda posición ésta y en tercer lugar a las señoritas de escasos medios, aunque en realidad, me da pena darle el tercer lugar a las señoritas pero así son los rankings .
En esta ocasión, nos situamos en el Londres de la posguerra, donde la joven protagonista, Fleur Talbot encuentra trabajo como secretaria del snob aristócrata Sir Quentin Oliver, que se ha sacado de la manga una Asociación Autobiográfica. Dicha asociación, tiene como finalidad recluir a un grupo de excéntricos con ansias de escribir sus aburridísimas memorias, las cuales verán la luz 70 años después. Fleur será la encargada de poner un poco de vidilla a esas insípidas autobiografías.
Por otra parte, durante las noches, Fleur trabajará incansablemente en su primera novela, la realista Warrender Chase, la cual despierta sentimientos de amor y odio por partes iguales.
Pero ahí no acaba la cosa, resulta que a medida que se van desarrollando los acontecimientos, la realidad se mezclará con la ficción, es decir, la realidad de Fleur se mezclará con los personajes de Warrender Chase, y se creará un universo de paranoia al estilo David Lynch.
Ya estoy deseando leerme todas y cada una de las obras de Muriel Spark, incluidas las biografías que hizo de Mary Shelley y Emily Bronte.
¡Spark forever!

·        “Un día- pensé- escribiré la historia de mi vida, pero primero tengo que vivir.”

“Todo fue hace mucho tiempo. Desde entonces escribo con esmero. Espero siempre que quienes lean mis novelas sean lectores de buena calidad. No me gusta pensar que una persona vulgar lea mis libros.”

31 de julio de 2017

El hombre en el laberinto

Y seguimos con la ciencia ficción, género que cada día me gusta más y más. En esta ocasión, hablaré del último libro que me he leído, que es El hombre en el laberinto de Robert Silverberg, un autor de lo más reconocido en este género a la misma altura que Isaac  Asimov. Ambos eran amigos y se dice que cada vez que uno de ellos iba a una biblioteca, llamaba al otro para decirle los libros que había de uno y de otro (siempre había más de Asimov).
Robert Silverberg ( Brooklyn, 1935) es un escritor norteamericano, introvertido, imaginativo y culto y con una gran producción literaria (algunas de sus obras están firmadas con múltiples seudónimos). Silverberg dijo de sí mismo: "Mi naturaleza solitaria me ha ayudado en mi carrera como escritor; soy feliz sin más compañía que la mía". Su estilo narrativo es muy ágil, se lee de maravilla y algunos temas recurrentes en su obra son el pesimismo, el desazón, la soledad, la liberación sexual, el sentimiento de culpa o la redención. Y este libro, El hombre en el laberinto, tiene todos estos matices.
Algunas de sus obras más conocidas son Muero por dentro, Regreso a Belgazor, El libro de los cráneos o La torre de cristal. Ha ganado cinco premios Hugo, cinco Nebula y siete Locus (casi nada vaya).
El libro nos cuenta la historia del diplomático Dick Muller, el cual viaja al planeta Beta Hydri IV, para intentar contactar con sus habitantes, que son alienígenas. Muller pasa allí seis meses y cuando vuelve a la Tierra se da cuenta de que ha sido marcado con un estigma. Ninguna persona se le puede acercar porque el malestar que sienten es extremo. Muller emana la peste del alma humana y las demás personas no pueden soportarlo. Así que Muller decide autoexiliarse de la humanidad y se va a un planeta conocido por los horrores, reales e imaginarios, que alberga su laberinto. Un laberinto construido miles de años atrás por una raza alienígena muy inteligente con unos particulares sistemas de autoconservación. Muller lleva nueve años aislado dentro del mortífero laberinto cuando de pronto una expedición de la Tierra aterriza en Lemnos (el nombre del planeta del laberinto) para ir en su busca. Resulta que ahora la Tierra tiene una nueva amenaza y mucho peor que los hydranos (los que le hicieron ese cacao maravillao al pobre Muller), otros aliénigenas  más superiores si cabe. Sólo Dick Muller puede salvar a la humanidad, pero precisamente éste odia a la humanidad, así que sólo leyendo el libro se sabrá si nuestro protagonista decidirá ayudar a los humanos o no.
Es un libro que se lee rápido y me pareció muy original, toda la temática del laberinto me encanta, así como descubrir a este autor tan singular. Estoy segura que no será el único libro que me lea de Silverberg.

Dick Muller hablando sobre su maldición:
"Los hidranos (los alienígenas) hicieron bien su trabajo. Y entonces volví a la Tierra. Como un héroe y un leproso al mismo tiempo. Si te acercas a mí, enfermas. ¿Por qué? Te recuerda que tú también eres un animal, porque recibes una buena dosis de mí. Tú me odias porque, al estar cerca de mí, aprendes cosas de tu alma. Y yo te odio porque tienes que alejarte de mí. Lo que soy es un portador de la peste y la peste de la que soy portador es la verdad. Mi mensaje es que los humanos tienen mucha suerte de que cada uno esté encerrado dentro de su propio cerebro. Porque si tuviéramos la mínima telepatía, incluso la confusa capacidad no verbal que tengo yo, no podríamos soportarnos los unos a los otros. Una sociedad humana sería imposible."

·        “Puede adquirirse todo en la soledad, excepto el carácter.” (Stendhal)

- "Ojalá se te corroan los intestinos – dijo Muller (a Boardman) en un tono casi despreocupado-. Ojalá te atragantes con tu petulancia y no te mueras nunca."

"Allá donde Silverberg va hoy, le seguirá el resto de la ciencia ficción el día de mañana." - Isaac Asimov

11 de julio de 2017

¡Guardias! ¡Guardias!

¡Y aquí tenemos otra novela del mundodisco! ¡Guardias! ¡Guardias! es la primera novela que escribió Terry Pratchett (1948- 2015)  sobre este vasto y desternillante universo. Es la segunda novela que me leo de este autor después de Mort, y tengo que decir que me ha gustado más. Esta novela, que se ríe de todos los estereotipos del género de la fantasía, tiene el sello inconfundible de Pratchett y es muy fácil de leer.
En esta ocasión la acción transcurre en la compleja ciudad de Ankh Morpork, donde el crimen y los robos están casi legalizados mientras la ciudad vive en un estado de anarquía contínua. El gobernante de esta histérica ciudad es el patricio, Lord Vetinari, un hombre austero que lo controla todo al detalle con la ayuda de su ayudante Lupine Wonse. Pero parece ser que todo no lo controla, porque en una de estas, una sociedad súpersecreta llamada Los Hermanos Esclarecidos (los cuales son bastante cortos hay que decir) convocan a un dragón que arrasará la ciudad literalmente y hará que se produzcan importantes cambios (como pa no). Por otra parte tenemos a Zanahoria, un enano de dos metros y fuerte como un luchador de sumo que se incorporará a la Guardia de la ciudad, la cual es un servicio de postureo que nadie respeta (ni sus tres integrantes). Zanahoria llegará con muchas ganas de cumplir la ley, algo que no es nada compatible en Ankh Morpork. Por tanto, tenemos a un dragón que está aterrorizando a la ciudad y a la Guardia de la ciudad, liderada por el Capitán Vimes, un borracho de gran corazón, que tendrá que hacer frente a esta situación nada convencional.
Las risas están aseguradas al 200%, por lo que si alguien desea empezar a leer a Pratchet, seguramente todos los fans de la saga le recomienden esta novela.



“Se decía que, como una gran cantidad de magia puede distorsionar seriamente el mundo cotidiano, la biblioteca no obedecía las normas habituales de espacio y tiempo. Se decía que era infinita. Se decía que uno podía vagar días y días entre las estanterías más lejanas, que había tribus de estudiantes e investigadores perdidos, que en algunas zonas habitaban cosas extrañas, perseguidas por otras cosas aún más extrañas.J
JCientíficamente hablando, la ecuación es la siguiente:
Conocimiento _ poder_ energía- materia_ masa; una buena librería es, en realidad, un discreto agujero negro que sabe leer.

“Los tengo atrapados, pensó el Gran Maestro Supremo. Dioses, qué bien se me da esto. Puedo tocar sus cerebros como si fueran un xilófono. El poder de lo vulgar es increíble. ¿Quién habría pensado que la debilidad sería una energía mucho más poderosa que la fuerza? Pero hay que saber canalizarla. Y yo sé.”